El placer de lo simple

Leer Corto Maltés es un placer similar al de tomar un té con galletitas de agua: vas despacito, sorbo a sorbo, lo paladeás, te esforzás por encontrarle todos los matices posibles de sabor.

…Una forma extraña de recomendarlo. En fin…

Anuncios

Publicado el febrero 7, 2010 en Corto Maltés, De bueyes perdidos y otras flores. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Y luego el Corto revela tantos relieves y aristas, que cuando uno lo quiere desvestir del encanto para dejarlo desnudo al análisis se da cuenta que se ha perdido porque el Corto es con su sonrisa lo puede más.
    La relación amor-odio con este tipo de personajes y de historias nunca se acaba.

    Me gusta

    • spiderjerusalem85

      Parece contradictorio pero es cierto: Corto aparenta una simpleza (tal vez uno se deja llevar por esa narración con pocos giros locos y una secuenciación sin rebusques) que no es tal, y que enmascara una profundidad a veces inesperada.
      Y la lectura es tan pero tan placentera…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: