Odumodneurtse! (acerca de “Los Trabajos del Agua”, de Alberto Abeliza y V.V.A.A.)

En una historieta se da una mezcla (nunca homogénea) de dibujos y palabras. Así lo decía Pablo De Santis, quien, además, establecía como límite la figuración: “mientras hay figuración, hay historieta”. Entre otras cosas, y, supongo yo, por su formación académica, De Santis le da una primacía absoluta a la palabra: “Tenemos entonces dos clases de palabras: las visibles y las invisibles. Las invisibles son las que han dado forma a las imágenes que nos llegan traducidas por la mano del dibujante; las otras están ahí, evidentes, distribuidas y extendidas por el dibujo, como textos en off, onomatopeyas, o encerradas en globos”. Y esa primacía puede hacerse efectiva en un gran número de historietas, pero no en “Los Trabajos del Agua”. Esto ya está enunciado desde el programa del libro, en la contratapa: “Los Trabajos de Agua es un libro cuyo objetivo principal es la unión, entendida ésta como la fusión de distintos autores con una mirada diferente dentro del campo de la plástica, más concretamente dentro de la historieta”. Ya está: con esa frase la historieta dejó de ser “Literatura Dibujada” (como quería Masotta) para ser una provincia de la plástica. Y esta provincia no tiene piso sólido: es de agua.

La reseña que hizo Cuadritos empieza planteando los problemas que trae intentar hablar de este libro. Porque no es nada fácil. “Los Trabajos del Agua” es una antología de historietas que se mueven, en general, en el terreno de la abstracción: el sentido se fuga todo el tiempo, el lector no puede hacer pie. Leer este tipo de textos produce una fuerte incomodidad: la de “no entender”. Creo que no hay texto “inentendible”, sino textos que contribuyen a hacer sentido y otros que se resisten. Y esa resistencia del texto se traduce, para la crítica, en tener que detenerse en parrafadas que dicen poco, como ésta misma. Y para el lector, en requerir de él un esfuerzo más, un cambio, y muchas veces un simple dejarse llevar: la abstracción (la ausencia de sentido, el fuera de lugar del sentido) es una apuesta por la impresión (estética, sensual).

Ya lo dije: este tipo de textos se resiste al análisis. Así que me quedo en la mera descripción superficial: es un conjunto de historietas heterogéneo, cada una muy personal; no todas son abstractas pero casi todas buscan ser “distintas” (con el peligro, claro, de que no siempre lo logran).

Oh estruendo mudo

Odumodneurtse!

(Otra reseña, con una discusión más que jugosa, acá)

Anuncios

Publicado el julio 26, 2010 en Historieta Argentina, Lecturas. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Adentrarse en las confusiones es muy entrenenido cuando uno sale con una idea clara dentro del ruido. Así, si Los trabajos del agua es la mitad de interesante que esta reseña entonces vale la pena leerla.

    Qué lindo es odumodneurtse.

    Me gusta

    • ^_^
      Gracias!
      A decir verdad, un texto que corta todo el tiempo el fluir del sentido no puede ser interesante: ahí está una de las resistencias que ofrece. El placer (mejor dicho: el goce) corre por otros caminos: el uso “desviado” de los elementos formales de la historieta, la composición de la página, las ilustraciones de las viñetas y tantas otras cosas que no me sale decir.

      Me gusta

  2. Muy buena reseña, creo que una de las pocas que han captado la esencia real del libro. Muchas gracias!

    Marcos

    Me gusta

  3. Una reseña de historietas con cita de Vallejo es mejor que una sin cita de Vallejo.

    Hay algo raro en la cita de De Santis. Parece que no hubiera escrito nunca un guión, cosa que todos sabemos que no es así. Hasta la ilustración más servil de un guión traiciona las palabras. Traduttore tradittore, las cosas obvias a veces son verdad.

    Me gusta

    • Sí. Yo cada vez que puedo hablo de las reservas que tengo con ese libro (aunque no me canso de citarlo). En este caso, la cita me servía para mostrar lo limitado del razonamiento. Siempre me chocó eso de las “palabras invisibles”. Tal vez sea una reducción extrema funcional a un libro de divulgación, qué sé yo…
      En cualquier caso, la reseña vale ciertamente por la cita de Vallejo: yo tendría que copiar poemas de Trilce y dejarme de joder con las historietas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: