Avatares

¿Por dónde empezar a hablar de historietas?

Pienso que lo importante es el objeto “historieta”. La historieta se lee, luego se habla. Pero si se lee la historieta, ¿qué hago con quien la hizo? En mi caso, poco y nada. Es cierto que el sistema que conforman autor-contexto-texto-lector tiene un potencial gigantesco de generación de sentidos, pero en ese evento que damos en llamar “lectura” sólo están el texto, el lector y su contexto (que difícilmente coincida con el del autor). Postulado así, puede parecer que la interpretación de un texto es ilimitada. Y estoy tentado de decir que lo es, porque pienso que ese texto se recrea en cada lectura. Pero no, los límites los pone el propio texto y no podemos leer lo que no está (a menos que el texto nos deje).

No quiero matar de nuevo al autor. No. Simplemente (me) propongo leer más (al lector en) el texto y no lo que el autor quiso decir (¿qué tal si el autor simplemente quiso decir la imposibilidad de querer decir? ¿qué tal si no quiso decir nada?). El autor siempre está ahí, como contrafigura, como un otro que me tensiona, pero él es menos nítido que yo y, más aún, que el texto.

(¿De dónde sale todo esto? Ayer estaba releyendo el debate acerca de las historietas autobiográficas que hubo en HdA y recordé que algo tenía que decir. Ya voy a volver a hablar de historietas en serio.)

Anuncios

Publicado el agosto 11, 2010 en Reflexiones que parecen importantes. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Dijo Foucault: “Uno se pierde en su vida, en lo que escribe, en hacer una película, precisamente cuando quiere interrogar a la naturaleza de la identidad de algo. Ahí fracasa, porque entra en clasificaciones. El problema consiste en crear algo que ocurra y circule entre las ideas, algo que se mantenga innombrable, y así a cada instante tratar de darle una colocación, una forma y una identidad que nunca dice lo que es. Eso es el arte de vivir! Es matar a la psicología para crear, con uno mismo y con los otros,individualidades, seres, relaciones y cualidades que no tengan nombres”. El problema de la crítica: andar poniendo nombres a eso que no tiene uno.

    Me gusta

  2. On topic: no me consigo explicar. No hay “quiero decir”, hay “dije”. El “lector/autor (son lo mismo, se crea mientras se lee) en el texto” es el mensaje, siempre.

    Parcialmente off topic: una misión que me propongo cumplir desde mi obra es matar al “Lector de historietas”.Qué bello sería el mundo con “Lectores” a secas!

    Me gusta

  3. Que hacés. Te acabo de responder brevemente en mi columna de Comiqueando. Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: