E-ter-nau-ta (cuatro fragmentos sobre “El Eternauta”)

E

La gran obra de la historieta ya tiene más de 50 años. Y los muestra. Se deja leer, no por nada es un clásico, pero en su superficie, en su cuerpo de historieta, deja ver sus arrugas. A primera vista uno podría pensar en la cantidad de masa textual que hay en cada página, pero ese no es el índice: la marca está en los cortes, en donde la dupla creativa decide escandir el texto entre un panel y otro (puede ser de un cuadro de sólo texto a un cuadro de imagen y texto, o dos cuadros de imágen y texto). Quizás pienso esto a partir de la impresión que me dejaron un par de casos, pero considero importantes esas impresiones de lectura.

El texto en El Eternauta puede cortarse cuando hay alguna rección gramatical fuerte (una preposición y su régimen, un sustantivo y su modificador, etc.). Hoy los textos por lo general se dividen en unidades más autónomas gramaticalmente. Un ejemplo de lo que quiero decir en el Eternauta:

Ese “del…” queda colgando de una viñeta a la otra. Quizás (habría que pensarlo mejor, ésta es una hipótesis rudamente enunciada) este tipo de cortes estén hechos para “tapar” el salto entre viñeta y viñeta: que la “atracción” entre las palabras aumente la “atracción” entre las imágenes.

ter

Yo de peronismo mucho no entiendo. Sin embargo Oesterheld era peronista, y me parece olfatear algo de cierta necesidad pedagógica que tenía el peronismo en las páginas del Eternauta [Edit: Okey, no era peronista. Era frondizista. Dejemos la ideología política de lado. Centrémosnos en la pedagogía. De política no entiendo un pomo]. O tal vez esa forma de pedagogía es una manera de elevar el valor de la historieta: leyendo historietas la gente aprende cosas para su vida. En esta viñeta se ve mejor lo que quiero decir:

Es más: Franco lee “novelas, historietas del futuro, de ficción científica”, y ¿el Eternauta no es una de esas?. La historieta se autoriza a sí misma. (La moraleja: hay que saber hacer trajes aislantes en caso de invasión extraterrestre y nevada mortal).

nau

Una idea que sólo puedo elaborar como pregunta por la cantidad de cosas que ignoro de historia: ¿por qué son los milicos los que organizan la resistencia armada? Reformulo la pregunta: ¿qué representaciones sobre el Ejército había en la época (y, vale también pensarlo, tenía Oesterheld) como para que, de todas las elecciones posibles, sea el que haga frente a la invasión?

[Agrego un principio de respuesta, algo que me hicieron ver hace unos días: la resistencia del ejército es la que falla. Falla todo tipo de resistencia, en última instancia.]

ta

Dijo Oesterheld prologando a El Eternauta en los ’70: “el único héroe válido es el héroe en grupo, nunca el héroe individual, el héroe solo.” En ese prólogo Oesterheld politiza la lectura de la historieta. Yo, por mi parte, pienso que la idea del héroe en grupo no es del todo acertada para pensarla: Salvo tiene un lugar de privilegio en el desarrollo de la trama (es narrador, es quien hace mover la acción, es quien sufre la peripecia, es en quien se manifiestan las consecuencias del suceso narrado).

Despolitizar la lectura del Eternauta, después de todo lo que ha pasado, sería estúpido. Sin embargo: ¿Cómo salir de la lectura que propone Oesterheld?

[Hubiera preferido terminar antes, pero no puedo y por eso me resigno al corchete, para que este fragmento sea leído como un apéndice. Particularmente suelo cuestionar el valor de la historieta hoy como relato de ciencia ficción: es que me parece que para un lector más o menos conocedor del género, el tema de la invasión ha envejecido. Y mucho. Claro: a la historieta la salvan todas las transformaciones que hace el guionista a las convenciones del género. Y también la potencialidad de lecturas que tiene. Tal vez eso la termine de asentar como clásico en un par de generaciones.]

Anuncios

Publicado el septiembre 1, 2010 en el eternauta, Historieta Argentina, Oesterheld, Reflexiones que parecen importantes. Añade a favoritos el enlace permanente. 13 comentarios.

  1. Una observación: cuando Oesterheld escribe el Eternauta, no era peronista, sino anti-peronista. Su objetivo pedagógico – hecho explícito por el autor – tenía más que ver con su posición dentro de un socialismo humanista. Para la segunda parte, Oesterheld invierte la ecuación, destruye los principios morales de ese socialismo bienintencionado y se juega por la lucha armada, la lealtad y el sacrificio, las claves del paradigma montonero (que son, a su vez, otras posiciones morales, incluso moralistas; Juan Salvo nunca deja de aleccionar).

    Me gusta

    • Gracias por la observación, Pablo. ¿Qué habrá sido lo que motivó ese viraje ideológico de HGO?

      Me gusta

      • Según lo que leí, cuando las hijas de Oesterheld empiezan a militar(qué paradógico, pero se dice así) en montoneros de alguna manera influyen en él y toma una postura más radical. De ahí los cambios en la versión que hizo con Breccia, donde directamente dice que Estados Unidos había transado con los invasores. Después desaparecen a las hijas y luego cae él, que estaba en la clandestinidad.

        Me gusta

      • Los cambios que hizo para la versión con Breccia politizan todavía más la historieta (¿son “la misma” historieta?). A tal punto que, por lo que tengo entendido, el radioteatro del Eternauta que están haciendo en Radio Provincia sigue esta segunda versión. Ahí habría que pensar qué valor tiene hoy esa decisión. Pero también está bueno dimensionar en su totalidad el gesto de Oesterheld al hacer esos cambios para que la historieta se publique en una revista bienpensante como Gente.

        Me gusta

  2. El señor Turnes me sacó las palabras de la boca. Habría que rastrear más por el lado del frondizismo, me parece: el mundo no se acaba en el peronismo. (Hay algunos “Vote Frondizi” en las paredes de esa Buenos Aires nevada). Se habla mucho de que en la doctrina del frondizismo está la idea de de una “alianza de clases”. Fijate, un poco al azar, este artículo (la idea está en cualquier cosa que leas sobre Frondizi): “CONFLICTO POLÍTICO Y REFORMA ESTRUCTURAL: LA EXPERIENCIA DEL DESARROLLISMO EN ARGENTINA DURANTE LA PRESIDENCIA DE FRONDIZI (1958-1962)” / Pablo de San Román
    http://dspace.uah.es/jspui/bitstream/10017/6376/1/Conflicto%20pol%c3%adtico%20y%20reforma%20estructural.pdf
    “Sostuve al analizar los aspectos doctrinarios del desarrollismo, que la idea de progreso implicaba -para sus dirigentes- la necesidad de constituir una alianza de clases. Un estadio superador de la tradicional confrontación capital/trabajo que había predominado en el ambiente ideológico del peronismo.
    Esta idea implicaba la necesidad de construir un gran acuerdo nacional en el que capital y trabajo se pusieran a disposición del cambio de las estructuras
    productivas.”

    La lectura gramatical es muy aguda, me dan ganas de robártela: hay que leer por ahí, hacen falta más lecturas microscópicas de historietas, el diablo está en los detalles.

    Me gusta

    • Frondizismo! Me había olvidado de que eso lo hablamos… Qué cabeza…
      Lo bueno de escribir en blogs es que nadie me exige cientificidad (y que hay lectores que saben más que yo, como todos los que comentaron, que tienen la delicadeza de objetar mis mamarrachos con forma de hipótesis).
      La lectura gramatical robala. Yo segúramente ya te robé.

      Me gusta

  3. Lo de los militares es cierto. Pero fuerzan a los civiles a tomar parte de la resistencia. Creo que Oesterheld los pone por seguir una tendencia estética del momento (películas de guerra, series, etc), pero les quita importancia, los degrada con respecto a los civiles, que tienen conductas más heróicas y honorables.

    Me gusta

  4. A mí eso del frondizismo me suena a peronismo de segunda envasado por gorilas.

    Me gustó eso de que Oesterheld era peronista. Quizás en ese momento él mismo no lo sabía, pero era peronista.

    Viva Perón. Vote Medardo Sosa – Intendente.

    Me gusta

  5. No entiendo, ¿que es lo raro de que el ejercito actúe ante una invasión? Se supone que para eso están. Es como asombrarse de que un policía persiga al ladrón. Después Oesterheld elige dar protagonismo y heroicidad a los civiles, pero sería muy raro que se armara una resistencia armada sin participación del ejercito. De cualquier manera, creo que El eternauta es mucho menos ideológica de lo que se le atribuye, y lo que pasa en la historia esta puesto en función del desarrollo de la aventura, mas que a una bajada de linea política.

    Me gusta

    • Lo raro no está en la historia, Gonzalo, sino en la forma en la que se la mira: si no supongo nada (“para eso están los milicos”), la elección es rara. ¿Te parece que sería rara una resistencia armada sin participación del ejército? Mirá el segundo Eternauta: ahí no hay milicos y sí hay resistencia armada, como dice Pablo más arriba.
      No quiero ofender, eh, pero sigo con esto de la mirada extrañada. “Es como asombrarse de que un policía persiga a un ladrón”. Con cierto grado de generalidad, podríamos decir que en Argentina la excepción es que un policía persiga al ladrón.
      Al formular esa pregunta traté de jugar a olvidarme de “lo que se supone” y pensar en otras razones. Qué sé yo, supongo que a fines de los ’50 sí se suponía que el ejército estaba para resistencias armadas (de hecho ellos mismos se lo creyeron tanto que organizaron una resistencia contra “la subversión” que terminó siendo una resistencia contra todos los que no estuvieran del lado del ejército). ¿Pero hoy? Hoy la imágen del ejército es otra, y las representaciones que nosotros tenemos del ejército son otras. Si yo hoy pongo un milico en una historieta no va a ser leido como en los ’50.
      Por ahí la productividad de la pregunta sería pensar cómo se leyó y cómo se lee hoy esa presencia del ejército, sin dar nada por supuesto.
      Con respecto a lo último que decís, desconfío de la palabra “ideológico” pero creo que entiendo lo que decís. Me cuesta no pensar en que hoy no se esté haciendo muchas veces un uso político de la historieta, agregándole un valor que antes no tenía o que no había sido previsto en su gestación. Vaya uno a saber. Ésto de pensar en ideologías es imaginar conspiraciones dentro de conspiraciones y yo me hago lío.
      Gracias por comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: