Cómo decir “chau Carlos Trillo”

Es súmamente difícil explicar esa ligazón que se produce entre un artista y aquellos que consumen su arte. A mí particularmente me pasa con escritores y músicos. “Escritores” escribí, tendría que cambiar esa palabra por “creadores de ficciones” o “narradores” o algo así. Es como una amistad ausente, como una cotidianidad infrecuente, como… No sé. El tipo que narra una historia es como un huesped: te abre las puertas de su casa, te hace sentir cómodo, te presenta gente. Y cuando la ficción se termina, la casa desaparece. Y uno extraña…

Carlos Trillo escribió varias historietas que leí con muchísimo placer y con muchísima comodidad: con esa comodidad del amigo que te ceba un mate sentado en un sillón y te charla de las cosas de siempre. Nunca conocí personalmente a Trillo, nunca le hablé. Y sin embargo siento eso que sienten aquellos a quien se les muere alguien muy íntimo y a la vez muy cotidiano, esa falta rara, inexplicable, absolutamente tangible.

Esa falta es la que, por ahora, hace bastante difícil decir chau. Porque Trillo se habrá ido, pero se nota su ausencia. Habrá que resignarse y seguir leyéndolo con obstinación, nomás. Para no olvidarlo a fuerza de pasar páginas.

Anuncios

Publicado el mayo 9, 2011 en Trillo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: