Haciendo memoria (1: “La identidad y la memoria”)

[Como las casualidades son algo dudoso, descreo. En un momento en que la memoria es una obsesión bastante punzante en mi vida, llegó a mí una serie de historietas que me puso a pensar en sus vericuetos. Este título es (pretende ser) una polisemia irreductible: oscilar entre el “hacer memoria” como quien recuerda, y el “hacer memoria” como quien la construye, y quiere encabezar una serie de textos que hablen sobre esas historietas que me llegaron, que las ponga en relación como se relacionaron para mí. Hay en este texto, por otra parte, una firme intención de mear afuera del tarro para ver qué es lo que hay ahí.]

Hace dos semanas salió una nueva Fierro estrenando sección: “Historietas por la identidad”. La historieta, a cargo de Matías Trillo (desconocido para mí, pero yo soy muy ignorante), es, creo, una colección de lugares comunes. Unos militantes del E.R.P. son desaparecidos por el “macabro aparato represivo montado por la dictadura” (cito textual; el resaltado es mío simplemente para mostrar que la historieta es obvia hasta en los adjetivos que usa en los textos). La segunda viñeta muestra a los militantes como en una especie de paraíso inicial, con arcoíris atrás y todo; pero la mitad inferior de esa página muestra a un milico demoníacos que dispara calaveras desde un tanque de guerra a cuerda (porque es manejado por otro vestido de traje y zapatos). Me quedo con esa primera página, con la oposición que suscita, con las representaciones en torno a esa serie de hechos tan conocida por todos que pone en juego. Ese va a ser nuestro asunto.
El asunto, entonces, parece ser siempre el mismo, ¿no? Cómo construir memoria, qué se muestra y qué se invisibiliza en esa construcción. Ahí es donde se vuelve operativo revisar el arte para entrever un estado de la imaginación (siendo la memoria colectiva una de sus provincias, creo), ahí es donde encaja esta historieta.
Lugares comunes, decía antes. Los milicos son malos. Eso lo sabemos bien todos. Pero ¿quienes son los buenos? Quiero intentar trascender ese esquema dicotómico (bien/mal) simplemente para no perder una cierta complejidad que tuvo el acontecimiento. Si nos quedamos con que los milicos eran malos ¿los buenos son los militantes del E.R.P.? ¿Acaso no intentaron hacer política a los tiros ellos también? Fueron llevados por las circunstancias, claro, por el momento, por lo que proponían los malos (los milicos): una guerra. Yo, por lo menos, no puedo dejar pasar el hecho de que el E.R.P. era una organización militarizada que quería recuperar el poder para el pueblo a los tiros: con los mismos métodos conque los milicos lo habían tomado antes. Quiero recuperar ese dato, no juzgarlo, sino problematizarlo.
Parece que nuestra memoria, entonces, no pierde actualidad. Seguimos experimentando (o mejor: no podemos dejar de experimentar) consecuencias, dudas, dolores. Heridas abiertas: otro lugar común. Pero ¿se trata, entonces, de actualizar conflictos pasados en esta historieta? ¿O esa repetición está funcionando de otra manera, diciendo otras cosas a través del sesgo que impone el lugar común? En ese sentido me parece que la (re)construcción que está haciendo es un poco (bastante) simplista. Encajando en esa serie de representaciones que el sentido común tiene acerca de “La dictadura militar”, la historieta no problematiza. En ese sentido lo que creo que hay que hacer es pensar en lo que se da a ver en ella (y en cualquier texto) y lo que no, que es como decir “lo que se da a pensar y lo que no”. La historieta está cargada de buenas intenciones: nos recuerda que todos podemos ayudar a ordenar el caos que dejó esa etapa de la vida política argentina. Pero ¿qué nos hace olvidar?

Anuncios

Publicado el mayo 24, 2011 en haciendo memoria. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. “el E.R.P. era una organización militarizada que quería recuperar el poder para el pueblo a los tiros: con los mismos métodos con que los milicos lo habían tomado antes…”

    Recupero esto para problematizarlo. Hay dos cosas que se desprenden de la frase. Por un lado, las organizaciones armadas de los ´70 (léase erp, far, fal, montoneros) buscaban, como bien decís, poner el poder en manos del pueblo. Después que hubiera hecho el pueblo con ese poder no sabemos, pero ideales revolucionarios eran los que comandaban sus acciones. Ahora bien, los militares (y de esto si hay pruebas) pusieron el poder en manos de las corporaciones y activaron la maquinaria neoliberal que terminó por explotar no hace tanto tiempo atrás. No había ideales, había negocios.
    Y por otro, los militares no habían subido al poder por las armas, sino porque Isabel les cede el gobierno, con el agravante de que posteriormente usaron el aparato estatal con fines terroristas, lo cual es una diferencia más que sustancial con organizaciones armadas que vivían en la clandestinidad.
    Es un tema que da para largo, pero creo que esto de “hacer memoria” ((re)construirla en el caso de los categoría 80 en adelante)es un ejercicio que hay que practicar. Y quizá, sin proponérselo, una historieta con una visión simplista de la realidad dispare reflexiones como la tuya y así se puedan debatir ideas y concepciones individuales de cómo entender el pasado.
    Abrazo!!

    Me gusta

    • ¡Claro! ¡Eso mismo!
      Es recontra útil lo que agregás, Maxi. Mi opinión olvida muchísimas cosas, lógicamente. Mi mayor encono contra la historieta en particular es por todos los lugares comunes y las simplificaciones.
      Cuando yo pienso (así, muy rudamente) esta cuestión de que los del ERP hicieron política a los tiros, no me olvido de que los milicos fueron unos hijos de puta que hicieron atrocidades extremas en nombre de “la patria”. Un poco quería provocar que aparezcan otras opiniones, distintas a la mía, para que el texto final de esta entrada se componga de esa multiplicidad de modo de (insisto con esto) no restarle complejidad al asunto.
      Gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: